Disfrazando un Fraude

|


Interesante: la BBC anuncia un enfriamiento de las temperaturas producto del fenómeno de La Niña. Más interesante aún es que últimamente los profetas del “Calentamiento Global” están empezando a cambiar disimuladamente este término por “Cambio Climático”…muy conveniente….
Hay que salir del paso porque hay que salvar la industria de miles de millones de dólares montada en torno a este supuesto fenómeno del Calentamiento. ¡ Cuántas ONGs se quedarían sin financiamiento!
Y, ¿Cómo justificar cosas como el otorgamiento del Nóbel a personajes como el señor Gore?

2 comentarios:

Ana Veglia dijo...

Absolutamente de acuerdo.

Pocos se atreven a denunciar el catastrofismo con que se envuelve a la población para sacar provecho económico y político de dimensiones inconcebibles.

Según el método de medición de “temperaturas medias”, estas han DESCENDIDO desde 1998.
La mayor emisión de gases de invernadero que ha generado el ser humano fue entre 1940-1975, período en que la temperatura global bajó.
Entre los siglos XII y XIII hubo un período mucho más cálido que el actual (“Período Cálido Medieval”), y fue una época muy pujante para la agricultura y de especial abundancia. Hubo colonias agrícolas muy productivas en Islandia.
La sucedió un período frío conocido como “Pequeña Edad de Hielo”, a partir del siglo XIV.
Ninguno de ellos tuvo, obviamente, causa humana, ni fue catastrófico para la vida.
El planeta sufre cambios cíclicos. Es su naturaleza.

Newsweek del 28-04-75 hablaba de las “catastróficas hambrunas que se producirían dentro de diez años” a causa del enfriamiento global.
Pero los “científicos” (los escogidos para hablar, claro) trabajan para “organizaciones”, y estas subsisten de fondos gubernamentales cada vez más altos.
Ellos NECESITAN que la Tierra se esté calentando para sus propios beneficios.
O más bien, necesitan que la gente crea que la Tierra se está calentando hasta acabar con la vida, salvo porque ellos están allí para impedirlo.
Estas afirmaciones se llaman “CATASTROFISMO”

- 1.- Aseguran que viene una crisis terrible.
- 2.- Crean comisiones para investigar.
- 3.- Aseguran que la crisis es peor de lo imaginado.
- 4.- Presionan para que los gobiernos les adjudiquen ingentes cifras de dinero, cada año mayores, para combatir la crisis.
- 5.- Si la gente ha creído todo, presiona eligiendo con su voto a los políticos que aseguran más fondos para combatir la “crisis”.
- 6.- Estos, una vez elegidos, hacen de la “crisis” su lema y no permiten que se llegue a creer que no es “tremendamente importante”. Si es necesario, destinan a ella más y más fondos.
- 7.- El tema, cuando la gente se acostumbra a él, cae en el olvido ante la inminencia de una nueva catástrofe.
Pero mantienen en la población el MIEDO, y si es posible, LA CULPA.

La mayoría de las instituciones que aseguran un futuro espantoso no quieren más que dinero, y no para la causa que se supone que defienden, sino para financiar causas políticas.
Patrick Moore, el fundador de Greenpeace y su presidente entre 1977 y 1979, abandonó el movimiento en 1986, decepcionado porque el grupo fue literalmente “secuestrado” a mediados de los ochenta por activistas de izquierda para sus propios intereses, asumiendo además ideales de lucha de clases y corporativismo ajenos por completo a la idea medioambientalista.

(entrevista para la revista británica New Scientist en 1999).

Al Gore es dueño de una mina de cinc (que se usa para baterías y se considera una de las materias más contaminantes que existen, junto al mercurio) que han vertido 1,8 millones de toneladas de tóxicos entre 1998 y 2003 al aire y a los canales hídricos de Tennessee. Actualmente arrienda a una compañía su explotación y además el derecho al paso por sus terrenos de alrededor. Se considera a esta mina una de las más “sucias” en estados Unidos.
Hizo hacer una represa en un río sólo para aumentar el caudal para las fotos de su campaña.
Mientras organiza “apagones” mundiales para ahorrar energía, la cuenta de luz de su casa delata un gasto en electricidad de 20 veces el de una familia norteamericana normal.
La justicia británica declaró el film “Una verdad incómoda” como “políticamente sesgado, catastrofista y difusor de al menos nueve graves errores conceptuales”, ordenando que no sea exhibido en las escuelas sin autorización expresa de los padres.

La mayoría de los que han hecho cosas TANGIBLES por el medio ambiente no son las organizaciones activistas, sino los empresarios como Stephan Schmidheiny. (digitar en Internet: http://www.stephanschmidheiny.net/officialwebsite/cmtsts.nsf/page?open&gclid=CNDU97esj5ICFSPIXgodonYj7g

Bill Gates aporta anualmente a la salud mundial más fondos que los destinados por la ONU.
Y lo hacen con su propio dinero…

Caer en el juego del terror para mantener ONGs, ejecutivos de sueldos millonarios y enormes caudales para objetos ajenos por completo a lo que la gente cree apoyar es la tónica de nuestros tiempos. Si no, averiguar la verdad sobre el SIDA en África y cómo ahora, desde octubre de 1985 y sin dar a ello publicidad, se redefinió para que SIN EXÁMENES DE SANGRE (o con algunos que reaccionan también ante la malaria y el embarazo) se declare portador de SIDA a pacientes que presenten, por ejemplo desnutrición, diarrea y vómitos, o fiebre, debilidad y tos persistente (en Internet: bangui1985report). Estos síntomas corresponden también a un sinnúmero de infecciones de parásitos y bacterias presentes entre la población africana.
Los censos de población indican que la población crece, incluso entre las jóvenes adultas. Entre 1985 y 2004 la población Subsahariana ha crecido en un 70%, constituyendo hoy una de las dos regiones de mayor crecimiento demográfico del mundo junto a Asia Occidental. Pero aseguran que el SIDA va a acabar con el mundo... si no se actúa ahora mismo en campañas y colectas.
Los fondos recaudados a personas y naciones por algunas ONGs solamente con motivo de combatir el SIDA exceden con mucho al capital total que manejan algunos PAÍSES.
La distribución de preservativos en el planeta es un negocio de ribetes exorbitantes.
Los empleos generados en ONGs, instituciones dependientes de la OMS y otros suman cientos de miles, y los salarios son muy altos, generalmente acompañados de viajes, prestaciones diversas y status social.

Si comenzamos a averiguar qué hay de cierto bajo las "catástrofes inminentes", descubrimos, sobre todo, DINERO.

Saudade dijo...

Creo que si bien por una parte existe demagogía a la hora de acometer o informar sobre el calentamiento global, o cambio climático, llámesele como se quiera, tanto en el artículo como en el comentario de Ana Veglia, no están carentes de ella.
Ni la magnitud es tanta como nos quieren hacer creer, ni es una balsa de aceite como pretenden informar otros sectores...
En cualquier catástrofe, siempre hay perjudicados y beneficiados, eso es inevitable y por lo tanto siempre hay quien obtiene por ello una compensación.
Sí está ocurriendo un cambio en las condiciones climáticas, y creo que es importante buscar soluciones y luchar contra ello. Siempre se podrá mirar dobles intenciones, e intereses creados, que no digo yo que no existan, pero que eso no nos deje ver que realmente tenemos un problema que poco a poco va creciendo. Exijamos más controles sobre las subvenciones y sobre las organizaciones que enarbolando banderas solidarias, se erigen en salvadores de la sociedad, y sopesemos y contrarrestremos las informaciones de los expertos en la materia, para no dejarnos llevar por una sola voz.

Atentamente un saludo

Marcial

 

©2009 IDEAS PARA CONFUNDIR | Template Blue by TNB