Buscando factores comunes

|


Mi compulsiva obsesión por investigar todo, me ha llevado a resultados no siempre exitosos (especialmente porque muchas veces me meto en temas en los que no soy precisamente un especialista), pero con mucha fe en el mejor y más preciso instrumento de investigación científica de todos los tiempos: el Sentido Común.
Hace un tiempo atrás, en un breve post en este blog relacionado con la Fiebre Porcina titulado “Estupidez de los medios, la verdadera pandemia”, cuando este tema estaba en pleno apogeo, deslicé alguna tímida duda respecto a este asunto, su dimensión real y verdaderos efectos.
Movido por una de esas frases favoritas que dice: “si muchas personas piensan igual, es porque nadie está pensando mucho”, me he dado a la tarea de buscar alguna visión disidente, si es que existía. Esta búsqueda conlleva sus riesgos, puesto que se encuentra de todo, hasta locos conspiracionistas que andan viendo confabulaciones en todas partes.
Es aquí donde cobra suma importancia el Sentido Común, que te proporciona un buen filtro para “separar la paja del trigo”.
Se preguntarán: bueno y este tipo ¿cuándo va a entrar en materia?. Lo que ocurre es que quiero introducir previamente una conclusión general ( y por último el blog es mío):
Las conspiraciones casi nunca existen.
¡Pero cómo! , entonces ¿y lo del calentamiento global, el mito de las etnias y todo aquello que has escrito?
Pues bien, todo lo que he escrito aún lo creo y lo sostengo. Lo que ocurre es que ello no es el resultado de una conspiración de unas pocas mentes siniestras que algún día se juntaron en algún lugar secreto a planificar conspiraciones.
Lo que pasa es que de cuando en cuando se produce una secuencia de acontecimientos que coinciden que hacen que estas verdaderas entelequias crezcan sin que previamente los diferentes actores se pongan de acuerdo, pero que cada uno de ellos tengan algún beneficio, o que para utilizar un término de moda se…… . Pueden no haberse conocido nunca entre sí, más aún, pueden ser antagonistas, con agendas opuestas e incluso odiarse
Todas estas locuras tienen algunos factores comunes (una especie de tormenta perfecta) que hacen surgir un mito y que éste cobre “vida propia”. Los intereses que los mueven pueden ser de distinta índole: políticos, económicos, necesidad de fama, escasez de noticias, etc. Esto pasa a ser un producto que se transa en el mercado como un artículo de supermercado, donde puedes encontrar en la misma cola de la caja a un comunista, un verde, un cura, un periodista, un empresario, un bloguista, un sinvergüenza (puede que este último esté contenido en alguno de los anteriores).
Bueno, ahora a lo nuestro:



La gripe porcina, la gripe aviar y otras Tormentas Perfectas.


La siguiente es un resumen de ideas que he recopilado incluyendo transcripciones a riesgo de ser sacadas de contexto pero que a mi parecer reflejan lo que a mi juicio es la realidad.
Investigadores de los Centros para el Control de las Enfermedades del Gobierno de los Estados Unidos, de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), y del Ministerio de la Salud de México, a través de los medios de comunicación, han lanzado una alerta al mundo acerca de una "peligrosísima" epidemia de "gripa o influenza porcina", es decir, originada en cerdos. Según la OMS, ésta es una Emergencia de Salud Pública Mundial de acuerdo con el Reglamento Sanitario Internacional de 2005.
Las noticias reportan casos de gripe porcina en varios países. Sin embargo, el país más comprometido y donde se alega que se originó esta epidemia, es México

En la última semana de abril el país estaba prácticamente paralizado y los pocos que circulaban por las calles de la Ciudad de México, lo debian hacer con máscaras en su nariz y boca. Las farmacias están quedando sin antibióticos y sin máscaras quirúrgicas.
Los noticieros no paran de alarmar a la población del mundo: cada minuto presentan informes dramáticos de más y más infectados con el virus de la gripe porcina, de nuevos enfermos, y cómo los muertos están aumentando considerablemente. Le dicen al público que, esta vez, hay peligro de una verdadera pandemia (epidemia mundial) debido --- según las autoridades sanitarias y gubernamentales - a que se trata de un nuevo y supercontagioso virus originado en los cerdos mexicanos y que los investigadores han bautizado como AH1N1.
Vale la pena ahora revisar las muy similares epidemias fantasmas con que se alarmó al mundo, tales como la de "la gripe aviaria o gripe de los pollos", la epidemia de "SARS" (Severe Acute Respiratory Syndrome), entre otras; para conocer sus verdaderas intenciones y consecuencias.
Es interesante ver como el Presidente Barak Obama ya pidió al Congreso de los Estados Unidos un billón y medio de dolares para "enfrentar" a la gripa porcina.
. La misma OMS junto con el Ministerio de Salud de los Estados Unidos, han afirmado que el medicamento Tamiflu o Acetamivir fabricado por los Laboratorios Farmaceúticos Roche es útil contra el virus AH1N1 de la gripe porcina. Por su lado, Roche informa tener 220 millones de tratamientos para hacer frente a la epidemia y, que está fabricando muchos más. Es interesante recordar que el Tamiflu es el mismo medicamento que se promocionó para la gripa aviaria del 2006. Varios países como Australia y Brasil anuncian que en pocas semanas estará lista la vacuna para el peligroso virus de los cerdos.
El Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Interamericano de Desarrollo ya están ya ofreciendo empréstitos millonarios para atender "la crísis", principalmente en los países en vía de desarrollo, los cuales, según informes oficiales serán los mayormente atacados por el "virus de la gripe porcina".
Las personas aterrorizadas con la idea de la gripe porcina se están medicando con toda clase de antimicrobianos tóxicos. Es importante recordar que los antibióticos pueden destruir el sistema inmunológico, volviendo vulnerable a la persona a toda clase de infecciones, incluso al propio virus de la gripe porcina. Por eso los antibióticos pueden ser usados solo en casos de extrema necesidad y con la debida supervisión.
Además, es preocupante apreciar la forma como las autoridades sanitarias están analizado y resolviendo el asunto de la supuesta gripe porcina, lo que indudablemente conduce a crear un ambiente perfecto para lo que se llama "Enfermedad Psicogénica Masiva", también conocida en el mundo científico como "Epidemia Histérica" o "Histeria de las Masas".
La literatura científica está llena de ejemplos de estas "epidemias de histeria"; un simple rumor puede ser convertido en una delirante verdad absoluta, así las personas de los internados, colegios, universidades, ejércitos, pueblos, ciudades y países se han enfermado al escuchar un rumor o una información irresponsable por parte de las autoridades.
Héctor Lozada, periodista mexicano del estado de Tamaulipas, describe la "Epidemia de Histeria Masiva" actual con estas palabras: "Las pérdidas en México son millonarias. Han emitido una alerta insólita: muchas personas se están enfermando de los síntomas que las autoridades describen como caso típico de gripe porcina. El Presidente Felipe Calderón dió la alerta a eso de las 11 de la mañana, y a las tres de la tarde los centros de salud ya estaban llenos. Vi a varias personas que vomitaban en la calle o que se desmayaban en las afueras de los Centros de Salud" .
La investigación de estas histerias delirantes me ha llevado a otro tema tanto o más espinudo, que con algún temor expongo a continuación:
La industria del SIDA
En Estados Unidos el SIDA se diagnosticó por primera vez a principios de la década de los años 80. Pero aún hay muchas personas que buscan el origen del SIDA en África, señalando a los monos africanos y las prácticas sexuales de ese continente como los culpables de su aparición. Occidente, a través de donantes internacionales, se encargó de señalar a África como el epicentro de la epidemia de SIDA.
En los Estados Unidos las estadísticas oficiales indican que el número de personas VIH positivo no ha pasado del millón desde cuando comenzaron a hacerse las pruebas. Así mismo, la cifra oficialmente estimada en todo el Reino Unido es de 23 mil casos de VIH positivo –cerca de la mitad o una tercera parte de las cifras anteriormente esperadas. En Rusia se calculó inicialmente que había unos 30 mil casos de VIH positivos, ¡pero posteriormente se encontraron únicamente 661!
El caso de Africa
En África, el total "estimado" de VIH positivo se ha elevado a 20 millones –aparentemente en proporción directa al aumento de la actividad internacional de los donantes del sector del VIH/SIDA. Aun cuando el número de casos de SIDA reportados en África es de 129 mil únicamente (la mitad de los casos que hay en los Estados Unidos), una multitud de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, continúan haciendo sus afirmaciones dañinas. De éstas, las más divulgadas han sido aquellas historias sobre aldeas enteras "que mueren por causa del SIDA" en el distrito norteño de Kagera, en Tanzania, y sobre las hordas de "huérfanos del SIDA".
Puesto que en la mayoría de los países africanos las pruebas del VIH son demasiado costosas como para que su uso se generalice, el SIDA se ha venido diagnosticando según los lineamientos establecidos por la OMS, los que se conocen como "Definición Bangui del caso clínico". Para que una persona califique como de diagnóstico positivo de SIDA, debe presentar una combinación de síntomas tales como pérdida de peso, diarrea persistente y fiebre de un mes de duración, así como tos seca. El problema con un diagnóstico sintomático VIH tal es que muchas de sus características difícilmente pueden distinguirse de las de otras antiguas enfermedades tales como la tuberculosis y la malaria. Además, la prueba que se está practicando en África tampoco está exenta del peligro de arrojar resultados exagerados. Según el doctor Harvey Baily, "Algunas de estas pruebas son tan inespecíficas que entre 80 y 90% de los resultados positivos son falsos positivos... Con el resultado inevitable de que las cifras de infecciones VIH en África han resultado desatinadamente exageradas, alimentando el auto–cumplimiento de la letal profecía".
Hoy en día, los jóvenes africanos se rehusan a buscar atención médica para las enfermedades tradicionales, debido al temor de ser señalados como casos de SIDA. Al mismo tiempo, como lo anotaba el Ministro de Salud y Cuidado de la Niñez en Zimbabwe, la OMS y la "industria del SIDA" han patrocinado una dañina epidemia de "VIH–itis" en África, trayendo como consecuencia el desvío del dinero, la atención médica y el personal de salud, de los problemas ya conocidos como malaria, tuberculosis, enfermedades de transmisión sexual, y una maternidad segura. De igual manera, en 1992 en Uganda el presupuesto total para el tratamiento y control de la malaria fue menos de 57.000 dólares, cuando los fondos extranjeros destinados al SIDA superaron los 6 millones de dólares. Bajo estas circunstancias África está presenciando el resurgimiento de antiguas enfermedades curables como la malaria y la tuberculosis, que han comenzado a alcanzar proporciones de amenaza para la salud pública – una clara señal de la disolución de los sistemas del cuidado de la salud debido a la intromisión del VIH. Además, mientras la gente muere en las calles – no precisamente de VIH/SIDA, sino de enfermedades curables – los gobiernos no están en capacidad de responder a esta situación puesto que dependen totalmente de los donantes. Donantes que han llegado con fondos para el control oportunista de las enfermedades, arrastrando consigo todo el sistema de salud hasta ponerlo a órdenes del programa de prevención del VIH.
En África están todos –desde el Banco Mundial, las iglesias, la Cruz Roja, la PNUD, la Fundación para la Investigación Médica Africana, aproximadamente 17 organizaciones sólo en Kagera– haciendo algún trabajo relacionado con el SIDA.
Entre tanto, los inmensos fondos internacionales disponibles para el trabajo sobre el VIH y el SIDA, siguen siendo un incentivo para exagerar estadísticas. Así que muchas de las historias de terror procedentes de África aparecieron precisamente por la existencia de los fondos que ellas atrajeron. Los factores políticos también han jugado su parte en la rebatiña por los fondos. Por ejemplo, cuando Kenya perdió 300 millones de dólares en 1991 debido a los esfuerzos del mundo industrializado por forzar reformas políticas y económicas, necesitaba divisas extranjeras con urgencia entonces el Ministerio de Salud hizo un anuncio crucial presentando cifras sobre el SIDA según las cuales éste prometía elevarse en espiral hasta salirse de control, cifras que venían acompañadas de historias de terror sobre muertes por SIDA. Esto fue reconocido en el plano internacional como un intento por volver a ganar la simpatía de los donantes y sus fondos. En la actualidad muchos países africanos enfrentan inmensas deudas.



0 comentarios:

 

©2009 IDEAS PARA CONFUNDIR | Template Blue by TNB