El Gobierno nos quiere cuidar de nosotros mismos

|


Por Ana Veglia
Ahora quieren que los "completos" suban de precio artificialmente porque han decidido que no debemos comerlos...
En la Concertación lo hubiera comprendido, porque están seguros de ser los sacerdotes elegidos de la Gran Sabiduría que tienen que decirle a la gente todo lo que debe hacer o dejar de hacer ya que los individuos somos irremisiblemente idiotas como para decidir por nosotros mismos, pero voté por "el cambio" precisamente para librarme de tamaños gurús.
Y ahora me vienen con esto...

Casi tres años en Alemania, soñando con un chilenísimo "completo tomate palta mayo" para que ahora venga un iluminado a decirme que es importado de USA (donde nadie los conoce) y que es terriiiiible, la amenaza que se cierne sobre la pecadora cabeza de mis hijos, y que nos van a salvar de ello haciendo que cueste el doble de lo que vale en realidad y distorsionando el mercado a su arbitrio.

Esto sin considerar que en primer lugar ni hamburguesas ni completos son tan malsanos como los pintan, es más, han dado una alimentación rica en vegetales, proteínas y carbohidratos a millares de obreros y estudiantes que de otra forma y por ese precio estarían subalimentados.
Pero parecen pensar que en Chile todos pueden alimentarse de wagyu como ellos (de hecho dos políticos se apostaron una parrillada de wagyu en las elecciones, yo tuve que ir a ver a la enciclopedia qué comen estos caballeros) en uso de las arcas fiscales para su almuerzo. Ellos no comen hamburguesas. Son sanitos.

Ahora nosotros, y especialmente los trabajadores más pobres, vamos a ser sanitos. Y delgados. Muy delgados. Y también adelgazarán los dueños de los negocitos que venden completos y hamburguesas, que además van a verse bastante pálidos y con algunos tics nerviosos por cometer el pecado de hallar un medio de vida que les permitía subsistir, dar trabajo y vender a la gente a buen precio lo que esta quería comprar.

Lástima esto de caer en el item de las conductas no deseadas por los amos. Y más cuando nos empecinamos en hacer lo que nos viene en gana cuando ya nos han dicho lo que es correcto. Habrá que asumir el corte en la mesada que nos impone "papito" en su sabia justicia.

7 comentarios:

Vicente Olazaran dijo...

Sólo falta crear el Ministerio de la Comida Chatarra.
Adiós a los perniles, al arrollado de huaso y los chunchules. ¿Y cómo harán con las papas fritas hechas en casa?.
Ya sabemos la explicación de estos iluminados: "El impuesto no se aplica a las personas, sino que a la comida chatarra". Estoy tratando de imaginarme a un completo haciendo una declaración de impuestos.
También me estoy imaginando un titular de un futuro cercano:
" El OS 6.530 ha desarticulado una banda que guardaba 4 paltas mayo y veinte cajitas felices para ser distribuido en distintas ciudades del país.
La policía había estado haciendo seguimiento a individuos de apariencia sospechosa que en los últimos meses habían desarrollado varios rollitos demás en la cintura. De hecho, llamó la atención de la OS 6.530 cuando varios de ellos fueron sorprendidos comprando ropa con algunas tallas más de lo habitual"

Moraleja:

Si quieres vivir cien años tienes que dejar de hacer todo aquello por lo cual vale la pena vivir cien años.

Lo más lindo de todo esto es que el gobierno ya ha tomado esta decisión por nosotros.

Any dijo...

Carlos Rodriguez Braun, "Diccionario Políticamente Incorrecto", LID Editorial Empresarial 2008:

Hamburguesa: Alimento sano, sabroso y barato que comen los trabajadores. Lógicamente ha sido objeto de sistemático ataque por parte de los enemigos de la libertad, que tras intentar durante años una prpaganda falaz y paranoica que denunciaba que las hamburguesas eran poco menos que veneno inoculado arteramente por las pérfidas empresas multinacionales (o sea, norteamericanas), ahora han pasado a la acción y se dedican a destruir los locales donde los ciudadanos modestos intentan comer y pasar un rato agradable sin gastar demasiado.

Any dijo...

Las hamburguesas de MacDonald son vendidas en realidad a un segmento socioeconómico bastante más alto (y esblto) que el que esgrime las cotas de obesidad a que aluden los "expertos".
No son las multinacionales las que abastecen a nuestros trabajadores y estudiantes, sino los completos de la Fuente de Soda de la esquina, esos tan grandes que quitan el hambre por mil pesos y tienen hasta dos vienesas, palta, tomate y mayonesa.
Esos que son genuinamente criollos, que no existen en otro lugar del mundo.
Entendámonos: la mayonesa ES un pilar fundamental de la cocina tradicional chilena, parte de nuestra idiosincracia como las empanadas. En ningún otro país tantos platos se basan en ella. No hay asado ni tijerales sin papas mayo, no hay bautizo ni matrimonio sin palta reina ni turista que no se encante con un par de locos con mayonesa... Una salsa que se hace en casa con un poco de aceite (que puede ser baratito, porque no todos pueden comprar de pepita de uva, palta o canola), un huevo y medio limón, tradicionalmente hecha por el dueño de casa ya que a las mujeres (y a algunos varones, según las pícaras lenguas de los mayoneseros) "se les corta".

¿Con qué cara SUBEN impuestos a la comida? ¿Cómo pueden imaginarse siquiera subir el costo de un completo mientras mantienen un 19% de IVA sobre los alimentos en general y cuatro diferentes impuestos sobre el pan?

La gente obesa en Chile es precisamente la más pobre, la que vive de fideos y tecito con pan, la que no puede comprar tampoco en el supermercado ese simpático tofu tan sanito y ese cereal tan caro y dietético para el desayuno.
Gente que apenas puede abastecer a su familia con un sueldo mínimo porque el IVA hace un quinto más caro todo lo que comen.
Y ahora que no podrán pagar el completo del almuerzo tendrán que esperar a llegar a la casa a la noche a engañar el estómago con pancito y té, de ese claruchito. O ver si quedaron unos fideos en la olla.
Y darán gracias al estado, claro, tan atinado, que vela así por su salud.

¡¡¡Se están riendo en la cara de los más pobres!!!

Javier Bazán dijo...

Vicente:
Mi próximo post también iba versar lo mismo. Lo más curioso es que varios liberales de RN se han sumado, partiendo por ministro de Salud y acá en la V Región, el senador Chahuán.

Viendo fríamente estoy de acuerdo contigo, porque si vemos el contenido de las hamburguesas que sirven en el McDonald o Burguer King o en las fuentes alemanas, te darás cuenta que todas traen carne, lechuga,, tomante y otro condimento. Es absurdo.

cristian dijo...

Any, una interesante carta publicada hoy 4 de mayo en La Tercera, de Jacqueline Bluas (Medicina de la USan Sebastián) muestra claramente el distinto cristal con que enfrenta un mismo problema la mentalidad socialista que tanto despreciamos, y la mentalidad emprendedora.
Si se desea terminar con el abuso de la comida chatarra por sus evidentes efectos negativos sobre la salud, el socialista sólo piensa en aumentar los impuestos de dicha comida; en cambio, el emprendedor, como lo que sugiere Bluas, "quizás sería más aconsejable promover incentivos tributarios para las empresas que orienten su producción hacia alimentos lácteos descremados, bajos en sodio, grasas azucares simples, y se enfoquen en frutas, verduras, pescados y carnes blancas".
Es decir, grafica absolutamente la dicotomia entre la mentalidad socialista, cuya solución a todo es castigar con impuestos (un robo legalizado al trabajo de los demás, reforzamiento negativo); en tanto que la derecha busca incentivar conductas bajando o eliminando impuestos, favoreciendo asi la conducta deseada por parte de consumidores y productores. (reforzamiento positivo)
¡Ojalá estuvieramos realmente en un gobierno de Derecha!

Any, espero tus interesantes comentarios también en mi blog. Saludos.

Álvaro P. dijo...

Buenísimo el comentario Ana. Ni idea qué se creen estos señores para preocuparse de estas tonteras.
Tienes toda la razón en eso de que apoyamos el cambio justamente para que hubiera un cambio.
Saludos.
Álvaro

Álvaro P. dijo...

Está divertido, pero no puedo negar que lo que me dio más risa es lo que uno ve cuando sigue el link a Canadian Free Press:

Countdown until Obama leaves Office
979 Days, 15 Hours, 36 Minutes, 00 Seconds.

Jajaja.
Saludos.
Álvaro P.

 

©2009 IDEAS PARA CONFUNDIR | Template Blue by TNB