La hija de Neptuno

|


El año 1989, doce años después de su lanzamiento, la Voyager 2 alcanzó las cercanías de Neptuno que entre otras cosas descubrió diez lunas, una de las cuales es Despina un pequeño satélite de sólo 148 kms de ancho. La imagen está compuesta de cuatro imágenes sucesivas captadas por la sonda en su encuentro con planeta gaseoso que permite apreciar el tránsito del satélite y su sombra proyectada sobre un azul océano de nubes (puedes agrandar la imagen haciendo click en ella).
Probablemente esta pequeña ninfa, esté destinada a estrellarse contra su padre Neptuno, debido a que describe una suave trayectoria en espiral por una lenta e inexorable desaceleración.
En el momento y en el lugar preciso.
La misión Voyager compuesta por los Voyager 1 y 2, se realizó aprovechando una especial disposición de los planetas Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, que ocurre una vez cada 175 años, lo que permite usar sus impulsos gravitatorios y alcanzar sucesivamente cada uno de ellos.
Ambas sondas han sobrepasado el tiempo de vida útil calculada inicialmente y se espera que tengan suficiente energía para seguir comunicándose con la Tierra hasta el año 2025 gracias a unos generadores termoeléctricos de radioisótopos (bastante más eficientes que la energía eólica que se está instalando en Chile).
Los últimos serán los primeros, pero también se olvidan antes.

Curiosamente el Voyager 1 fue lanzado un par de semanas después del V 2, y además tuvo un defecto de quemado de la segunda fase del cohete lo que tuvo muy preocupados al personal del Centro Espacial Kennedy: Tan preocupados que olvidaron de enviar un código de activación de la antena de alta ganancia al Voyager2. ( click en la imagen de la izquierda).
Afortunadamente pudieron activarlo en último minuto contactando a la sonda por una antena de baja ganancia.

Viaje al infinito
Hoy en día, más de treinta años después de su lanzamiento. están fuera del sistema solar y de la influencia gravitacional del Sol a gran velocidad en el área que se denomina la Heliofunda (ver imagen).


Aún en la actualidad, el equipo responsable de esta misión recibe casi diariamente información de ambas Voyager, las cuales se dedican a estudiar el viento solar a la gran distancia del Sol a la que se hallan, algo que tampoco resulta del todo sencillo: una señal enviada desde la Tierra tarda más de 14 horas en alcanzar la Voyager 1.

1 Comentário:

Javier Bazán dijo...

Cuando era pequeño recuerdo que fue espectacular enviar esas sondas al espacio. De hecho, la primera película de 'Star Treck' llevada a la pantalla grande, cuenta que debido a la gran acumulación de información se convirtió en ser viviente que necesitaba evolucionar.


Disfruté ese video de las estrellas y el planeta. Muy bueno.

 

©2009 IDEAS PARA CONFUNDIR | Template Blue by TNB