Stephen Hawking, Dios, la ciencia y yo.

|

Aquí a mi lado, permanece erguido mi telescopio astronómico fuera de su caja desde hace casi un mes, por adelantarme irreflexivamente a la época que normalmente acostumbro a montarlo, con todas las complejidades que involucra su ajuste, puesta a punto y de consultar la carta astronómica de esa fecha. Me dejé llevar por un día despejado de esos escasos que hay en esta época en Valdivia, y ocurrió lo que tenía que ocurrir: la ley de probabilidades, esa que yo había decidido ignorar, se interpuso entre yo y mis planes con una copiosa lluvia.
Decidí dejarlo armado como una actitud de rebeldía, una especie de “guerra de nervios” entre el clima y yo. Es que ya se ha transformado “en un asunto personal”.
En esos mismos días apareció una noticia en los medios en que Stephen Hawking prevenía sobre los “peligros de entrar en contacto con los alienígenas”, cosa que me sorprendió bastante por venir de alguien a quien admiro, que ha leido todos sus libros y que incluso fui a una de sus conferencias en Chile.

Me sorprendió porque normalmente los astrónomos y los que como yo somos sólo aficionados, consideramos todas esas historias de alienígenas, abducciones y marcianos construyendo pirámides, como charlatanería y más aún (vaya esto como consejo si se cruzan con un aficionado como yo) nos molestamos cuando nos preguntan cosas como: ¿y has visto con tu telescopio un platillo volador alguna vez?, nos confunden con ufólogos, o peor aún con astrólogos.
Pero a pesar de mi sorpresa, puse las cosas en su contexto ya que Hawking es hoy más que nada lo que se llama un “divulgador científico” como lo fue Carl Sagan y otros tantos que han tenido el mérito de acercar la ciencia a individuos comunes como yo (ciencia para dummies). De hecho sus últimas contribuciones a la ciencia se produjeron el 1982 con su propuesta sobre topología . Su contribución más importante a mi manera de ver es la demostración de que los agujeros negros pueden transmitir radiación (1970 ).
De allí trabajó como tantos otros grandes físicos en lo que es “la piedra filosofal de la física”: La Teoría de la Unificación” entre la relatividad general y la teoría cuántica.. También propone la existencia de objetos supermasivos que habrían aparecido inmediatamente después del Big Bang, cuya existencia se espera que pueda ser comprobada por medio de los experimentos del Gran Colisionador de Hadrones (LHC). lo que se ha llamado equívocamente como “la partícula de Dios”.
Ahora Hawking me sorprende nuevamente afirmando que de acuerdo a la ciencia, la existencia de Dios no sería compatible con los actuales avances en el conocimiento y es más, sería redundante.
En mi caso, he pasado una y otra vez de creyente a agnóstico y por desgracia, creo que a estas alturas no lo voy a resolver nunca y que seguiré oscilando entre ambos extremos. Definitivamente no es un tema resuelto para mí, pero creo que la ciencia,con todo lo que me gusta, no es el instrumento que me despeje esa incógnita .
Guardando las proporciones, me parece que Hawking está cayendo en el mismo problema que yo con mi desafío contra el clima.

Tiempo para Valdivia: Nublado y posibles precipitaciones.

4 comentarios:

revistajupiter dijo...

Vicente, te dejaron una pregunta en mi blog

Violante Cabral dijo...

Espero que D-s resuelva tu problema de fe, porque Hawking ciertamente no lo hará. A veces creo que a D-s más le importa que seamos buenos a que creamos en Él. A mi lo primero me es más dificil.

Vicente Olazaran dijo...

Violante: Al contrario de lo que creen algunos, la capacidad de tener fe es una virtud y hace mejores personas.

Alvaro León Garrido dijo...

Tu analogía me parece bastante mala. Más encima si concluyes que no lograrás, a traves de la ciencia, solucionar tu problema.
Por otro lado, lo que afirmas respecto a la fe es tan etnocentrico! En occidente puede que "funcione"...en una de esas...

 

©2009 IDEAS PARA CONFUNDIR | Template Blue by TNB