Encuestas de opinión versus Libertad de Elegir.

|

Las encuestas de opinión se han convertido en el oráculo de los políticos, gobierno incluido. La “opinión de la gente” para ellos, es aún más importante que su libertad de elegir, aunque en este último ámbito se refleje su verdadera voluntad,.
 Es precisamente allí,  en el ámbito de sus decisiones, donde las personas se ven enfrentadas a sus intereses particulares y es donde reside su verdadera voluntad de manera más fiel y permanente que mil encuestas de opinión.
Por eso que los enemigos de la libertad ponen todo su empeño en restringir aquel terreno intimo de las personas: su libertad de elegir, poniendo por sobre ésta a las “opiniones” que es un terreno más predecible y controlable. Si te fijas bien, todas sus propuestas basadas en tendencias u opiniones dominantes en un momento determinado, llevan aparejadas una restricción a tu derecho a decidir algo en algún aspecto de tu vida. Así ocurre con su "generosa" preocupación por tu salud, tu educación, el medioambiente, etc.
A modo de ejemplo, en diversas encuestas de opinión, esas que los políticos toman como evangelio, más del


70% manifestó su rechazo al lucro en la educación y como dicen todos nuestros democráticos gobernantes y representantes: “la opinión de la gente es muy importante”.
Esta es la “opinión de la gente”, pero veamos qué pasa con la DECISIÓN de esas mismas personas:
Tan sölo en los últimos siete años se ha producido una fuga masiva desde los colegios municipales a los particulares, llegando a superar largamente la  matrícula de estos últimos sobre los primeros.
Es que la gente puede opinar de una manera cuando “cree” que su opinión afectará a otros, pero cuando les afecta a ellos mismos, sus verdaderas opiniones estarán reflejadas por sus decisiones. Esto ocurre sencillamente porque en lo que se respecta a nuestros propios intereses, entra a operar un factor decisivo que normalmente no aparece frente a un encuestador: la racionalidad. No importa qué tan "progre" seas, antes que nada serás racional.
Los llamados a plebiscito, mecanismo favorito de los dictadorcillos latinoamericanos, no es más que una forma de imponer una “opinión” coyuntural y manipulable, cuyo propósito real es eliminar tu libertad futura de decidir algo.
Aquellos que justifican  restringir la libertad de elegir en virtud de "nobles causas" de la más variada especie, en realidad no les interesa ni la libertad de opinión ni la libertad de decisión y quienes se dejen influenciar por estos “demócratas infiltrados” – por utilizar una frase de moda- terminarán perdiendo ambas, pues la libertad de opinión sin libertad de elegir es sólo un espejismo.

9 comentarios:

Heitai dijo...

Dos cosas, primero creo que deberíamos darle la vuelta a la tortilla y promover un plebiscito pero con nuestra visión, cosa de usar las armas del enemigo en su contra:

Plebiscito contra ideas irracionales

Y segundo, luego de ver el cuadro de alumnos por tipo de establecimiento se puede ver algo más de lo evidente, por cierto son las personas de clase media las que se mudan a colegios subvencionados, pero de igual forma vez que desde los colegios particulares hay un trasvasije de alumnos, esto se puede deber a 2 factores, o los subvencionados tienen más calidad integral (rendimiento, convivencia, disciplina, etc.) o bien hay un empobrecimiento de los más ricos, lo que destruye la idea de que no hay redistribución del ingreso.

Vicente Olazaran dijo...

Heitai, las causas pueden haber sido muchas, pero finalmente es el producto de decisiones personales y no colectivas, en uso de la libertad de elección.
La libertad de decidir no sólo vale por sí misma sino que además es la mejor forma de asegurar en el tiempo la verdadera libertad de opinión.
La libertad de opinión sin libertad de decisión es sólo un espejismo.

Cristian Mancilla Mardel dijo...

Me parece muy didáctica la distinción entre las libertades de opinión y de decisión. Los mitos suelen darnos advertencias acerca de los riesgos de las malas decisiones y, cosa curiosa, siempre presumen un hombre enteramente libre y capaz de tomar incluso una pésima decisión.

Anónimo dijo...

Permitir la existencia de particualres subvencionados ha segregado el sistema educativo. Ha hecho que la capacidad de pago sea una ventaja para los que tienen plata, porque pueden acceder a mejores colegios, mejores universidades y finalmente a mejores trabajos, reproduciendo así la desigualdad inicial. Permitir los particulares subvencionados (el lucro en definitiva) es permitir que el dinero sirva de ventaja, lo que toda igualdad de oportunidades, cosa sin sentido en lo que se asume como una meritocracia.
Ese es el argumento esencial para prohibir el lucro, de ahí que más allá de si la gente se ha estado cambiando a los subvencionados o no sea irrelevante. Ha tenido que cambiarse porque no le queda otra, no porque ésta educación sea intrínsecamente mejor a la educación pública.


El argumento en contra sobre tu punto lo puedes encontrar aquí, seguramente hasta lo que pensaste y no escribiste ya está rebatido ;):
http://ciperchile.cl/2011/08/02/10-lugares-comunes-falsos-sobre-la-educacion-chilena-hoy-nº7-y-n°8/

Vicente Olazaran dijo...

Estimado anónimo: gracias por tu comentario.

Dices que el lucro en educación es malo porque no todos pueden acceder. Pero reconoces que éstos tienen ventaja.
Veo entonces que tu problema con el lucro no va con la calidad sino que con el acceso.
¿No se te ha ocurrido mejor nivelar hacia arriba mejorando el acceso?.
Que una proporción cada vez mayor de personas puedan acceder a colegios que lucran es una excelente noticia.
¿Acaso no sería una gran cosa que no fuesen necesarios los "colegios públicos"?.
Porque me imagino que más que tu rechazo al lucro, tu preocupación principal es el acceso de todos a una educación de calidad.
A menos que tu preocupación principal sea el "lucro".
Saludos

Anónimo dijo...

Hola, soy el mismo anónimo anterior:

Nivelar "hacia arriba" como dices no frena la segregación. Porque, ok, hagamos de cuenta que el Estado pone plata a todos y todos entran a colegios que lucran. Sin embargo habrá algunos que tienen familias de más plata, y que por lo tanto irán a colegios que cobrán más caro y que probablemente le den una mejor calidad. El resto, que no puede ir a un colegio más caro, tendrá que quedarse donde está y las diferencias socioeconómicas originarias seguirán presentes. Es decir, permitir el lucro es permitirles a las familias que en el sistema formal educativo usen su diero para darle una ventaja a sus hijos, una ventaja que no tiene cabida en una meritocracia.

La solución es entregar educación de igual calidad y accesible para todos para que, luego al entrar a la univesridad se vean las verdaderas capacidades. Claro que quien tiene plata podrá invertir en su hijo, pero no en el sistema formal, podrá hacerlo pagándole profesor particular, llevándolo a museos, etc. pero el sistema estatal, cuya función es igualar la cancha, tiene que entregarle igual educación a todos, cosa que es imposible si se acepta el lucro porque habrá colegios que al cobrar más den mayor calidad.

Saludos.

Vicente Olazaran dijo...

Anónimo: Bienvenido nuevamente.
Quien tenga más recursos, siempre tendrá posibilidad de invertir más en la educación de sus hijos, por último enviándolos a universidades del extranjero.¿Qué harías en ese caso?. ¿prohibirles la salida?.
Si mal no entiendo, tu idea consiste en que más que mejorar la educación de quienes tienen menos recursos, es evitar que otros no puedan acceder a mejor educación para que no superen a los primeros.
Eso, estimado anónimo, es nivelar hacia abajo.
Pongamos un ejemplo hipotético en números:
Supongamos que tenemos una población total de 10 alumnos y califiquemos la calidad de educación a la que tienen acceso de 1 a 7.
Supongamos que 8 tienen acceso a una educación de nivel 3 y sólo 2 acceso a una educación de nivel 7.
Tú propones que estos dos no tengan la opción de educarse en nivel 7 para que no tengan ventaja sobre los otros ocho. Es decir, que todos tengan acceso al nivel 3.
A mí en cambio me parece fantástico que al menos 2 puedan acceder a la mejor educación posible, pero me preocupo que los 8 restantes puedan acceder a una educación de un nivel cada vez mayor, porque el nivel tres es muy malo.
Y evidentemente, en base a la información más objetiva, es allí donde está el lucro donde la educación tiende a mejorar.
Por lo tanto, eliminar esta opción, aparte de ser un atropello a la libertad de elección de las personas, es la forma más segura de garantizar una educación mediocre, esta vez para todos sin excepción, pero para felicidad de los fanáticos de la igualdad.
Saludos

Javier Bazán dijo...

Camila en el Parque acusaba a otros de tener intereses.

Al parecer la opinión que se tenga se condice a la hora de actuar.

Anónimo dijo...

Hola.
“Quien tenga más recursos, siempre tendrá posibilidad de invertir más en la educación de sus hijos, por último enviándolos a universidades del extranjero. ¿Qué harías en ese caso? ¿prohibirles la salida?”
No, como dije anteriormente quien tenga plata podrá usarla para que su hijo lo utilice. El asunto es que, dado que el estado tiene que asegurar la igualdad de oportunidades, éste no puede permitir que el dinero sea una ventaja en el sistema formal. A eso se debe limitar, si ya quien tenga plata quiera usarla para llevarse a su hijo a los mejores colegios extranjeros o si quiere ponerle los mejores profesores particulares, bueno eso ya no se puede impedir claro está. Pero, como digo, en el sistema formal debe asegurarse la igualdad de educación y su calidad para todos.
Para responder lo de nivelar hacia abajo lo pondré del siguiente modo: tenemos dos opciones: asegurar que todos los alumnos vayan al Nido de Águila o tratar de transformar todos los colegios en el Nido de Águila. Obviamente lo primero el estado no puede hacerlo, porque no hay forma de que pague una subvención de 1 millón por alumno. Ante eso la única solución es mejorar el sistema en su conjunto tratando de hacer que todos los colegios públicos sean como el Nido de Águila.
Si se permite el lucro en educación se permitirá colegios ultra caros que los pobres no puedan pagar. SI no se permite se obligará al estado a dar una educación de calidad para todos. Claro que los colegios buenos que prefieran cerrar a no lucrar harán que sus alumnos vayan “hacia abajo” en términos de calidad, pero es eso o dejar excluidos permanentemente a todos los pobres que no puedan acceder a ese colegio caro pero bueno sólo por no poder pagar. En definitiva, es verdad, puede tomarse como nivelar hacia abajo, pero nivelar hacia arriba y asegurar educación de calidad para todos (sin excluir a nadie) sólo se puede hacer si el estado subsidiase la posibilidad de todo alumno a entrar en colegios de elite, lo cual es imposible por los costos que supone. Porque el problema es cómo hacer que todos, absolutamente todos, tengan una educación de calidad. Si tú aceptas permitir el lucro aceptas cobros altísimos, que si estas comprometidos con el acceso universal, tendrás que enfrentar de algún modo, y como digo, eso puede ser subsidiando esos precios. Yo que si la derecha realmente está preocupada por la libertad de elección tendría que proponer un programa para hacer que esa libertad sea real, porque si permite el lucro permite que colegios cobren 200.000 mil cosa que ningún padre de clase baja podría optar. ¿Cómo lo hacemos en ese caso? ¿hacemos que el Estado le ponga esos 200.000? ¿Obligamos a ese colegio a bajar sus precios? Porque algo hay que hacer, y hoy por hoy no se hace nada.
Saludos.

 

©2009 IDEAS PARA CONFUNDIR | Template Blue by TNB