Ciudadanos, no - ciudadanos y por qué Bachelet saldrá electa

|


Existen todo tipo de teorías que tratan de explicar este curioso fenómeno cada una más elaborada que la anterior, sustentadas en intrincadas especulaciones sociológicas y filosóficas.
Sin embargo la explicación es mucho más pedestre y menos glamorosa que las enrevesadas explicaciones de los "expertos" que tanto abundan en este país y a los que los medios recurren asiduamente y que son elegidos a dedo para que, con una afectada pose de intelectuales le den argumento de autoridad a sus ideas preconcebidas.
El otro ingrediente de la receta para el desastre consiste en una generación de políticos dedicados exclusivamente a la caza de votos desprovistos  de ideales y cuyo único objetivo es aferrarse a sus cargos movidos por el terror a perder sus cuotas de poder. Esclavos de las encuestas pues su propósito es decir solamente lo que la gente quiere oír.

El tercer ingrediente es la elite intelectual chilena tradicionalmente acomplejada siempre ansiosos por "estar a tono", carentes siempre de ideas originales normalmente importadas de los círculos internacionales llamados "progresistas" que son siempre muy entusiastas por exportar el socialismo a otros países pero que ni sueñan aplicarlos en los propios.
Un "mundo de la cultura" chileno compuesto en su mayoría por artistas de dudosa calidad y escaso talento y aún más escasa cultura pero que tienen asegurados cuantiosos subsidios públicos y que además tiene la garantía de  volver al país con la  palabra "ovacionado" por las elites progres internacionales, lo que en realidad involucra el encargo tácito a que continúen con su tarea revolucionaria en ese país lejano que les permitan  calmar su sentido de culpa por ser tan "asquerosamente ricos". Así es como unos se dedican a salvar las focas, otros a rescatar osos polares y otros a salvar latinoamericanos.
El cuarto elemento requiere del equivalente del falso intérprete sudafricano de sordomudos en versión chilena. Esta función la cumple "la voz de la calle", a quien medios, políticos, intelectuales y "mundo de la cultura", le atribuyen la calidad de "movimientos ciudadanos" a quienes le deben su obediencia ciega. Estos "ciudadanos" son los mismos que un día salen furiosos disfrazados de trabajadores, al día siguiente de ecologistas, al siguiente de estudiantes haciendo ostentación de una admirable versatilidad y una sorprendente capacidad de operar en horarios y días laborales.
El quinto elemento está constituido por los sordomudos, aquellos cuyas aspiraciones y necesidades son traducidas por el intérprete anteriormente descrito, aquellos "no-ciudadanos" (recordar que los ciudadanos son "la calle") que luchan por llegar a sus trabajos o volver a sus  hogares  cada vez que los " ciudadanos" le cortan la ciudad en dos, les apedrean los buses o le toman las escuelas.
Los sordomudos "no-ciudadanos", la categoría más numerosa de todas las anteriores, desconcertados terminan creyendo que si lo dicen los medios, lo aseguran los políticos, lo explican los intelectuales, además el  " mundo  de la cultura" fue ovacionada y por si fuera poco "lo dice la calle", entonces quién soy yo para poner en duda tanta evidencia.

El resto es la parte fácil : aunque pongas un simio (o una simia) como candidata a la presidencia, ésta saldrá electa.

1 Comentário:

Rolando el furioso dijo...

Totalmente de acuerdo, no importa a quien pongan por delante (salvo que sea Frei RT), la masa "disciplinada" de electores elegirá a quien le ofrezca como tabla de salvación de la "derecha nostálgica de la dictadura y neoliberal", la progresía culta y callejera.
La derecha tiene una deuda pendiente con los ciudadanos y los no-ciudadanos, y esa deuda es la difusión y promoción de sus ideas, faltó militancia y sobró arrogancia.

 

©2009 IDEAS PARA CONFUNDIR | Template Blue by TNB